Menú Cerrar

Edificado en el siglo XVIII, obra del arquitecto Don José de Casuso, se encuentra ubicado dentro de un recinto de unos 6.415m² delimitado por un muro de mampostería de gran altura formando parte de un conjunto de varios edificios.

a

Se trata de una construcción de planta cuadrada, dos alturas más desván y cubierta a cuatro aguas. Las fachadas Sur y Oeste son de sillería, el resto de mampostería con sillería en el recercado de huecos y esquinales. El edificio cuenta con un alero de piedra labrada y elementos ornamentales en cubierta (pináculos) y bajo el alero (gárgolas), además de escudos en diferentes ubicaciones de las fachadas.

La fachada principal, realizada con sillería, presenta una configuración simétrica en composición y tamaño de huecos, donde destaca el soportal con doble arcada de medio punto sobre pilastras por los que se accede a un zaguán de generosas dimensiones, y sobre esta, en planta primera, un gran balcón con elementos de forja. A ambos lados de este, se abren otros dos pequeños balcones con balaustrada de hierro y, a los lados del zaguán , dos ventanas cuadradas enrejadas. Sobre el balcón se dispone un escudo. Esta
fachada se abre a un patio o corralada que queda conformado por el propio Palacio, el muro de cerramiento con la portalada principal, y la capilla al Sur.

En la fachada Oeste, realizada con sillería, destaca el mirador construido con elementos de piedra labrada y sillería sustentado por
cuatro pilares y coronado en los extremos por dos bolas y un pináculo central. La fachada tiene una configuración asimétrica con
huecos dispersos y heterogéneos en forma y tamaño. Entre la propia fachada del Palacio y el muro de cerramiento se conforma un
patio estrecho con acceso directo desde el zaguán.
Las fachadas Este y Norte de fábrica de mampostería, también presentan una composición de huecos heterogénea en proporciones
y dimensiones. En cada una de ellas hay un balcón o terraza con elementos de forja.

En 1937 durante la Guerra Civil, el Palacio fue saqueado e incendiado resistiendo únicamente las fachadas de piedra. El estado
actual es fruto de las obras de reconstrucción interior que fueron llevadas a cabo entre los años 60 y 70. En estas obras se adoptó la
inclusión de la estructura interior de hormigón y ha sido posible determinar que se modificó la estructura interior de la planta.

Es notable la portalada principal, orientada al Oeste, que da acceso a la corralada interior. Es de sillería y posee dos alturas: un primer
cuerpo inferior con arco de medio punto rematado por una imposta moldurada y pináculos en sus extremos, y un segundo cuerpo
superior de forma triangular en cuyo frontón se exhibe un magnífico escudo barroco rematado en su cumbre con dos bolas de estilo
herreriano en los extremos y un pináculo en el centro.